Una huella sagrada en la naturaleza

Arte y naturaleza, dos conceptos sobre los que el ser humano ha puesto el punto de mira y ha convertido en objeto de reflexión desde sus orígenes hasta nuestros días. Tanto el estudio de las formas de expresión del pensamiento y de los sentimientos como los comportamientos de otras especies naturales nos ayudan a saber un poco más sobre el mundo y sobre nosotros mismos. Cuando se entremezclan ocurre algo tan interesante que es preciso pararse a reflexionar y a escribir sobre ello. Uno de los representantes del land art que ha dejado su huella en la localidad oscense de Belsué es Alberto Carneiro.

Alberto Carneiro

 
 
 
 
 
 
Alberto Carneiro nacido en Coronado, Portugal en 1937. Durante sus primeros años se forma en un taller de imaginería trabajando la talla en madera y en piedra, después estudia en la escuela de Bellas artes de Porto (1961-1967) y en Saint Martin´s school of art en Londres, (68-70). Se desarrolla como docente de escultura en La escuela superior de Bellas artes y en la de arquitectura de Oporto al mismo tiempo que se encarga de la orientación pedagógica y artística de la Universidad de Coimbra. En 1963 empezó su recorrido como artista exponiendo en lugares destacados y señalo algunos de ellos, por ejemplo: Museo Nacional de Soares dos Reis, (Oporto, 1976); Fundación Calouste Gulbenkian, (Lisboa, 1991); Centro gallego de arte contemporáneo (Santiago de Compostela, 2001). Creó el Museo internacional de escultura contemporánea en la ciudad de Santo Tirso, noroeste de Portugal. Algunas de sus instalaciones-escultóricas en en paisaje natural las podemos encontrar  en Portugal, Eslovenia, Inglaterra, Irlanda, Corea del sur, Ecuador, Taiwan, Andorra, España y Chile. Os voy a presentar una de las intervenciones que ha realizado en España y exactamente la que se encuentra en la localidad de Belsué, Huesca.
CARNEIRO-2
 La obra titulada: “As arvores florescem em Huesca”, o “Los árboles flocecen en Huesca”, es una instalación escultórica que pertenece al proyecto de Arte y naturaleza promovido por la diputación de Huesca y el centro de arte y naturaleza que surge a raíz del mismo proyecto. Es una de las obras que configuran este itinerario intentando unir al ser humano con con el arte y el entorno natural. La inauguración de esta obra se produce el 30 de junio del ya lejano año 2006. Su localización exacta es Belsué o Santa María de Belsué, un territorio oscense que pertenece al municipio del Nueno, al norte de la comarca de la Hoya de Huesca. Alberto Carneiro elige este lugar tan impresionante porque está en el valle de Belsué, en las inmediaciones del Parque natural de la sierra y los cañones de Guara. Para llegar hasta él es un poco complejo: se debe tomar dirección a Arguis, tomar el desvío de la antigua carretera y antes de llegar al túnel de la Manzanera tomar dirección núcleos de Belsué y Nócito durante 5km. aprox. una vez se cruza el puente de la Chopera se puede ver la escultura de Carneiro.
.alberto carneiro 3
 
Las dimensiones totales de la pieza son de 500 x 700 x 700 cm.
Su realización técnica resulta de la utilización de materiales como la piedra de Ayerbe tallada con la que creará los cuatro muros independientes, en el interior se encuentra una pieza de cobre realizada por la técnica de fundición a molde por medio consistente en la representación de un árbol realizado a partir del vaciado de un molde del injerto de ramas en floración de tres árboles de su jardín en Coronado, Portugal. Y para terminar también es utilizada la piedra negra de Calatorao para las placas situadas en la mitad de los muros con inscripciones de las cuatro estaciones del año y para el elemento constructivo del interior. En el interior de esta representación con carácter evocador y ritual se encuentra el árbol de bronce.
AYN_Alberto_Carneiro_4_md
 
Es una especie de lugar sagrado en forma de mandala cuadrangular en el que reside en su interior con la forma de prisma triangular se alza un gran gnomon  o mehir contemporáneo  como lo denomina Carneiro. Si os adentráis en el universo de Alberto Carneiro y llegáis hasta aquí os tengo que decir que uno de los aspectos más emocionantes es que esta obra la vas descubriendo poco a poco, cada instante que transcurre te percatas de que tiene numerosas características por resolver, es similar a un rompecabezas en mitad de la majestuoso paraje natural del valle de Belsué. Escritos a modo de aforismos en la parte inferior e interior de la obra surgen para ser interpretados por el espectador. 
Un final un poco amargo.
En el verano del 2013 algunas personas sustrajeron el árbol de bronce que se encontraba en el interior de la obra. En el año 2014 mediante el gobierno de Aragón y el propio artista están pensando su reposición pero con un material menos costoso para evitar futuros daños. Al final Carneiro propone dibujar sobre piedra la memoria del árbol sustraído y colocarlo en el lugar donde estaba el de bronce, es una forma de no acarrear excesivos costes y de dignificarlo.
Para más información sobre la obra del proyecto “Arte y naturaleza”:
https://www.youtube.com/watch?v=y4J0dfSOh14
https://www.youtube.com/watch?v=ykHW2s0qZYI
http://arteynaturaleza.dehuesca.es/?page_id=1090